Diciembre 24 2021

Querida familia, esta publicación es más una reflexión personal y un agradecimiento, pero primero quiero agregar una nota en relación con el Sol porque sigue aumentando su actividad así que podemos esperar algo de movimiento en las próximas 72 horas. Actualmente tiene 8 regiones activas (en el área visible para la sonda espacial) que no dejan de generar pequeñas llamaradas clase C -aunque no todas con eyecciones de masa coronal- y Spaceweather tiene pronosticada una tormenta geomagnética Kp5 para hoy, además de la posible llegada de más plasma solar en los próximos 2 días. Si a esto le sumamos que en estas fechas todos estamos en la disposición de sostener una frecuencia vibratoria más alta (porque elegir el amor por encima del miedo es siempre una decisión), seguramente esta Navidad será algo distinta a las anteriores, y no sólo porque ha sido un final de año muy intenso a nivel energético, sino porque este año todos hemos perdido (o tenido que renunciar) a algo o a alguien. El 2021 fue la mayor prueba de fe que hemos vivido de forma individual y colectiva como parte de este proceso de transformación que estamos viviendo y es justo ahí donde entra la reflexión que quiero compartirles y que espero le sirva al menos a uno de ustedes en este momento. ✨🪐

Durante algunos años, cuando fui parte de un colectivo en México que buscaba traer de vuelta la Paz en medio de la guerra contra el narco que inició un expresidente y que dejó miles de muertos, desaparecidos y familias rotas, tuve la oportunidad de ser testigo de lo que realmente significa elegir el amor por encima del miedo y de cualquiera de sus manifestaciones. Por lo que yo hacía en ese colectivo, me tocó conocer y acompañar a muchas madres y familiares de personas desaparecidas que nunca volvieron, que siguen siendo buscadas por sus familias y de las cuales, en miles de casos, hasta ahora todavía no se sabe nada. Cuando conocí a Doña Mary Herrera, una de estas madres que sigue buscando a 4 de sus 8 hijos, entendí que para que el dolor y la pérdida no nos destruyan, es necesario resignificarlos. Mientras Doña Mary me contaba lo que había sucedido con sus hijos podía ver a través de ella el hueco que se había abierto, respiraba con dificultad porque el dolor la ahogaba y ella contenía el llanto para no tener que hacer pausas porque Doña Mary no se detenía, ella seguía buscando respuestas y justicia impulsada por el amor a sus hijos y a los hijos de otras madres que siguen sin regresar. Doña Mary no sólo buscaba -y sigue buscando- a sus propios hijos, también vive y respira para ayudar a otras madres a encontrar a los suyos y acompañarlas en su dolor. De ella, y de todas las madres que viven la pesadilla de tener un hijo enfermo de cáncer y que crean fundaciones o apoyan a otras madres en la misma situación, aprendí que el dolor se sana cuando lo transformamos en amor para los demás, cuando somos capaces de asumirlo y elegimos convertirlo en una semilla de la cual pueda crecer un campo lleno de flores. 🌻💕

Ante la pérdida y el dolor, siempre tenemos la oportunidad de reconocerlo, sentirlo y decir: éste es mi dolor, ¿qué puedo hacer con él para que no me destruya? La herida ya está ahí y no hay nada que pueda hacerla desaparecer, la pregunta es ¿qué puedo hacer con ella que sirva para nutrir y ayudar a otros? Y no tiene que ser necesariamente una muerte, una desaparición, o una enfermedad devastadora, también puede tratarse de tener que renunciar a un proyecto personal, a una relación, o a un sueño que no vimos realizarse. Elegir transformar la pérdida en amor al prójimo es el superpoder que más nos acerca a nuestra naturaleza divina, si no pudimos cumplir un sueño hagamos lo posible por ayudar a otros a cumplir los suyos, si estamos pasando por una pérdida seamos el consuelo que necesitan otros para superar la suya. Créanme, hasta el acto más simple puede hacer una enorme diferencia en la vida de alguien que ya perdió la fe o que se siente devastada/o por el dolor. Sé que siempre causa controversia que diga esto así que si no les resuena sólo ignórenlo, pero es nuestro Deber Divino cuidar de los otros y ayudarles a sanar a través del amor incondicional. El día que entendamos que estamos aquí para los otros y no para nosotros mismos, será el día que recordemos cómo es en realidad ser una manifestación de Dios en la Tierra. Cada vez que decimos “yo puedo ayudarte a sobrellevar tu dolor”, “yo puedo ayudarte a cumplir un sueño”, nos convertimos en un instrumento divino capaz de crear los milagros más grandes. 💖🪐💜

Gracias siempre por ser parte de esta Comunidad que hemos creado. Les mando un abrazo deseando que puedan sentir el poder de la Unidad y el amor de Dios y del Universo resonando en su corazón que todavía late… a pesar de todo. ¡Feliz Navidad familia! 🌲

~Alicia~💖💜

#Ascensión #QuintaDimensión

Créditos al creador de la imagen.

A %d blogueros les gusta esto: