Diciembre 27 2021

Querida familia, en lo que le quitan el marcaje a la página voy a hacer todos los reportes por el blog y la actualización la podrán tener a través de su correo electrónico o en mi cuenta personal de Twitter que está enlazada al blog. Una vez que desaparezca la leyenda de advertencia volveré a compartir todo por Facebook. Esta publicación es un resumen general de dónde estamos y de lo que hemos estado sintiendo en los últimos 3 días, aunque la intensidad haya aumentado de forma sostenida desde el 22 de septiembre.

Entonces, ¿qué es lo que estamos experimentando ahora?, el resultado del aumento en la actividad solar que se ha mantenido constante desde hace 5 días, un pico en la Resonancia Schumann (el de la foto), una ola de Radiación Cósmica entrante que nos alcanzó la noche del 26, y también el efecto en este plano de frecuencia del encuentro físico entre personas que están predestinadas a cumplir un Destino (recuerden que en algún texto anterior les hablé de que finalmente se estaban dando ese tipo de encuentros ya en la realidad tridimensional y no sólo en otros planos de frecuencia) para construir esa nueva versión de Gaia a partir de la frecuencia del amor incondicional (estos encuentros son el resultado de la última ola de Walk-ins, busquen el texto en la página o aquí en el blog si no están familiarizados con lo que significa). Así que en resumen: es como si estuviéramos dentro de una centrifugadora. Literalmente estamos siendo bombardeados por frecuencias en una vibración muy alta que están licuando fuera de nuestro cuerpo toda la densidad que queda (entiendan la “densidad” como los condicionamientos que nos impiden dejar de sentirnos separados del otro porque la duda, la desconfianza, el rencor, el miedo etc tienen una vibración más baja, esos condicionamientos fueron impuestos por la relación con nuestros padres, por el Sistema y por las heridas emocionales que hemos sufrido. Nuestra verdadera naturaleza no es compatible con hacernos daño entre nosotros, pero para evitar ser rechazados nos vamos mutilando a nosotros mismos y vamos creando mecanismos de defensa contra los demás). 🪐✨🦋

Ese es el resumen general de lo que está pasando a nivel energía, frecuencia y vibración. Ahora les voy a contar cómo ha sido la experiencia desde nuestra consciencia y nuestro cuerpo físico (o sea los síntomas físicos, mentales y emocionales de todo esto que estamos viviendo en este momento):

Vamos a empezar con el efecto de la actividad solar sostenida que tuvimos alrededor de 7 días (empezó a aumentar el 20, independientemente de que no nos alcanzaran todas las tormentas geomagnéticas que estaban pronosticadas), esta actividad solar aumentada es como haber estado bajo una regadera de agua caliente (la metáfora facilita entender cómo funciona) al principio es “soportable” pero luego de unos minutos ya no tanto. Esta frecuencia superior cuando nos alcanza primero provoca una reacción inmediata (mareo, dolor de cabeza, insomnio, zumbido en los oídos, activación del chakra cardiaco, estómago revuelto, gastritis, sensación de opresión en los pulmones o de no poder respirar profundamente) y después, conforme se mantiene, va provocando incomodidad generalizada, reacciones alérgicas, dolor en los huesos y los dientes, ardor en la piel, erupciones cutáneas, la sensación de no estar completamente en nuestro cuerpo de estar en dos dimensiones a la vez, insomnio, intranquilidad, actividad en el Tercer Ojo y el chakra de la Corona. A nivel emocional podemos tener cambios de humor repentinos y pasar de la euforia a un estado de ánimo depresivo de un momento a otro, también es normal sentir que estamos conectados con el Todo y luego no entender qué estamos haciendo aquí ni cuál es el sentido de estar viva/o en esta dimensión. Nos volvemos irritables -porque “algo” nos molesta- y nos descubrimos a nosotros mismos diciendo abiertamente cosas que nunca nos hubiéramos atrevido a decir. También es normal sentir que nos desconectamos de algunas personas y que deseamos estar con nuestra verdadera “familia”. Cuando estamos bajo esta frecuencia sostenida es cuando recibimos descargas de información y tenemos una comunicación más directa con nuestro Ser Superior (que no es otra cosa que un nivel de consciencia de nosotros mismos que vibra en una frecuencia más alta), también tenemos sueños premonitorios, o incluso podemos tener recuerdos de nuestro futuro. Sentimos en los átomos cuál es nuestra verdad y nuestra misión, aunque la mente racional no pueda ponerlo en palabras. 🌞👽

Esta frecuencia sostenida “expulsa” de nuestro cuerpo físico la frecuencia anterior (que vibra en una frecuencia más baja, o sea como si fuera una nota musical más grave) y entonces experimentamos lo que se conoce como “purga energética” porque vamos sanando los condicionamientos que tenemos y que no sólo están “impresos” en nuestra psique, también en nuestro cuerpo físico. Las dos formas de purgar más comunes son los síntomas de gripa que no es gripa (escurrimiento nasal, lagrimeo, estornudos, síntomas en la garganta, alergia etc) y que normalmente sus condicionamientos provienen del dolor (rechazo, abandono, falta de amor etc); la otra forma de purgar pasa por el sistema digestivo manifestándose como diarrea, síntomas de colon irritable, ruido y exceso de movimiento intestinal y muchos gases, y esa normalmente la viven quienes sus mayores condicionamientos provienen del miedo (amenaza de no ser querido, juicios, vergüenza, incertidumbre, sentir el mundo como una amenaza). Las purgas energéticas se sienten como “estar muriendo en vida” y nos provocan una sensación de impotencia, además de ansiedad (porque se está destruyendo un patrón de conducta que proviene del condicionamiento y eso nos hace sentir vulnerables), también podemos llegar a tener la sensación de que estamos enloqueciendo porque deja de tener sentido la forma en la que nos relacionábamos con la realidad y porque nuestro cerebro empieza a crear conexiones nuevas (es como si nos desfragmentaran el disco duro). Durante una purga revivimos heridas del pasado que pensamos que estaban “sanadas” y regularmente soñamos con episodios de nuestra infancia, exparejas, o situaciones que fueron más significativas de lo que creíamos y que han condicionado nuestra conducta. A esto hay que sumarle este pico en la Resonancia Schumann que también nos ha estado removiendo los chakras inferiores provocándonos inflamación, mucho movimiento intestinal, dolor/calor/ardor en las plantas de los pies y las pantorrillas, dolor en la espalda baja y la cadera, espasmos en los ovarios y el útero, además de ataques de ansiedad repentinos que se sienten relacionados con el sistema digestivo o como si “provinieran” de él.  🌎💥✨

La ola de Radiación Cósmica entrante que está en efecto desde hace unas horas (27 de diciembre) es una fuerte dosis de una frecuencia todavía más alta que está activando códigos en nosotros (los códigos es información que ya traemos en el ADN y que están relacionados con nuestro origen estelar y no es que seamos alienígenas es que somos frecuencias de energía eléctrica/magnética que proviene principalmente de nuestro Sol y que también contienen información sobre nuestro Destino y Misión en esta dimensión) y esos códigos nos recuerdan quiénes somos realmente, qué vinimos a hacer y con quiénes acordamos hacerlo. Aunque estas olas de Radiación Cósmica activan esos códigos, no siempre somos capaces de comprender el mensaje porque aún no  tenemos toda la información necesaria o porque no es el momento justo para todos los involucrados, cuando eso sucede nos quedamos con la sensación de que “ya no queremos estar aquí” o de que “deberíamos estar viviendo otra vida” y la realidad en la que vivimos carece completamente de sentido, incluso parece que dejó de tener “alma” y se siente como un teatro o una farsa. Esto puede provocarnos un estado depresivo o melancólico que nos parece que no tiene sentido. Después, conforme vamos integrando cada vez más una frecuencia más alta, el panorama se va aclarando y ya podemos entender esos códigos que se activaron pero a través de experiencias en la realidad material. Esa sensación de “ya no querer estar aquí” nos empuja a preguntarnos cuál es el sentido de la vida y el objetivo de que estemos vivos, y es justo por esa necesidad de obtener respuestas que nos empezamos a alinear con lo que es realmente nuestro Destino. Si no doliera la separación, no empezaríamos a buscar la manera de aliviarla. 💎🦋🪐

Alinearnos de forma individual y colectiva con la línea de tiempo que se va a materializar durante el 2022 en la realidad física va a sentirse como una calle empedrada y al mismo tiempo como un vuelo turbulento, con subidas y bajadas muy dramáticas pero de corta duración. Así que bueno, sí está todo muy intenso, pero recuerden que para esto estamos aquí. En nuestras manos está el futuro de Gaia (sólo hasta donde podemos actuar como especie) porque el futuro como planeta Tierra en realidad está en “manos” del devenir constante del Universo y su propia inteligencia superior. Nosotros sólo podemos elegir cómo queremos seguir existiendo, y esa elección es AHORA.

Sé que seguramente muchos de ustedes sienten que no lo van a lograr, o incluso que preferirían ya no estar en este plano, pero es sólo un mecanismo de defensa de la mente racional que no sabe qué es lo que está pasando. Aguanten y confíen, todo esta bien. 🦋🌈

~Alicia~💖💜

#Ascensión #QuintaDimensión

A %d blogueros les gusta esto: