Enero 13 2022

Querida familia, desde hace algunas horas estamos bajo el efecto de una ola de Radiación Cósmica entrante que está activando códigos nuevos en cada uno de nosotros (estos códigos son como una huella de nuestro Destino en nuestra configuración atómica) y como consecuencia de forma colectiva, así que quizás empiecen a sentirse nuevamente inspirados y como si recuperaran la energía que habían perdido, pero eso no significa que nuestro cuerpo físico no sigue adaptándose todavía a esta nueva frecuencia vibratoria más alta. Vamos paso a paso, y cada vez es mayor la cantidad de luz que podemos alojar en nuestro cuerpo físico. Esta ola de Radiación Cósmica (próximamente les compartiré una imagen y una pequeña explicación de cómo es que nos alcanzan estas olas de Radiación) la estamos sintiendo TODOS en mayor o menor medida (dependiendo de nuestra frecuencia personal que, dicho sea de paso, no se mantiene estática, puede subir y bajar porque está determinada por nuestras emociones) y sin importar si tenemos la consciencia de ella o no. Si todavía no sienten este «subidón», no se preocupen, lo sentirán en algún momento dentro de las próximas 48 horas porque luego de esto estaremos bajo una tormenta geomagnética Kp5 si nada impide su llegada el sábado. ☀️🔥

Estas últimas 3 semanas fuimos sometidos a una dura prueba de fe, se los digo porque eso fue exactamente lo que me pasó a mí y por eso es que elegí alejarme un poco de la página, fue demasiado en muy poco tiempo y para poder procesarlo fue necesario que me concentrara en mi propio proceso. Esta prueba de fe que muchos vivimos nos puso «contra la pared» porque era necesario que volviéramos a elegir, una vez más y a pesar del dolor y de lo que percibimos como «verdad» en la realidad tridimensional, lo que sabemos en el corazón que es nuestra Verdad, nuestra Misión y nuestro Destino. Al menos yo quería quemarlo todo, renunciar, dejar de respirar y meterme debajo de la cama hasta desaparecer porque creí que «lo estaba perdiendo todo», pero entonces me di cuenta de que nada, ni nadie, puede quitarme lo que por derecho divino me pertenece porque es lo que yo misma elegí crear para mí y esto no depende de que mi historia sea creída o no. Es lo que es y seguirá siendo mientras siga respirando y aún después. Muchos de nosotros tuvimos que enfrentarnos a nuestro mayor miedo, o a eso que creíamos que no podríamos soportar si sucediera, la realidad tridimensional lo recreó para nosotros, nos puso de rodillas y nos hizo tocar fondo, sólo para recordarnos que nuestra unión con Dios (la divinidad, la fuente) es lo único que puede sostenernos en medio de la más absoluta oscuridad. En mí experiencia, luego de dejarme devastar por todas las emociones que estaba sintiendo (aunque parecía que más bien pasaban a través de mí como si fueran olas inmensas), durante un sueño que duró sólo unos segundos «alguien» me preguntó: ¿te das por vencida? y yo contesté: NO, nunca. Ese mismo día, y sólo en unos pocos minutos en los que entré en una especie de trance de forma espontánea, mi Ser Superior me dejó ver una parte de mi proceso personal que para mí todavía estaba oculta y que era precisamente lo que me estaba causando tanto dolor. Una versión anterior mía (la que fue destruida en estas últimas 3 semanas) no podía ver con claridad que lo que está pasando ahora en mi propio proceso personal es sólo un paso necesario (y determinante) aunque a mí me hubiera parecido el final del camino. Si alguno de ustedes se tuvo que enfrentar a una prueba así, o si la están viviendo ahora, elévense por encima de la situación y de las circunstancias con la certeza de que nada es real. En este momento que estamos viviendo, justamente antes de que inicie el máximo solar del ciclo #25, NADA ES LO QUE PARECE (sólo aplica para circunstancias que nos ponen a prueba, que son negativas o que parecen «el final del camino), cada uno de nosotros sembró esta decepción en su experiencia personal sólo para que eligiéramos una vez más la verdad de nuestro corazón aunque no podamos tener el control del resultado final. Elegir una y otra vez, la razón por la que late nuestro corazón -y que es a final de cuentas por lo que vinimos a este plano- es lo único que debe importarnos ahora, eso y seguir dándole a nuestro cuerpo físico la mayor cantidad de recursos para que pueda adaptarse de forma más amable a la cantidad de energía que estamos recibiendo ahora y que seguirá aumentando conforme se vaya acercando el pico de máxima actividad solar. 🦋

¿Han visto esas escenas en las películas donde el héroe cruza un puente en llamas que cuelga sobre un abismo antes de que todo se convierta en cenizas? pues bueno, eso será el 2022. Este año es el punto de inflexión entre elegir nuestro Destino Superior de forma personal y colectiva, o seguir dando vueltas en la misma frecuencia, reviviendo una y otra vez la separación y la polaridad. Durante este año todos tendremos la oportunidad de alinearnos con nuestro Destino Divino, de nosotros depende elegir pasar a través del «fuego» (en lugar de huir de él) y hacer que se manifieste ese Destino en nuestra experiencia de la realidad material. Ya no hay tiempo, ya se acabó el tiempo… es ahora o nunca. 🪐🪐🪐

~Alicia~💖💜

#Ascensión #QuintaDimensión

Imagen de Mario Sánchez Nevado

A %d blogueros les gusta esto: